Make your own free website on Tripod.com





La pera oral, rectal o vaginal


Estos instrumentos se usaban –y aún se usan, sin ornamentar pero en esencia invariadas– en formatos orales y rectales, como el ejemplo aquí presente, y en formato vaginal de mayor tamaño. Se introducían en la boca, recto o vagina de la víctima y allí se desplegaban por medio del tornillo hasta la máxima apertura. El interior de la cavidad afectada quedaba irremediablemente dañado. Las puntas que sobresalen del extremo de cada segmento servían para desgarrar mejor el fondo de la garganta o del recto, o la cerviz del útero.

La pera oral frecuentemente se aplicaba a los predicadores heréticos, pero también a seglares reos de tendencias antiortodoxas; la pera vaginal en cambio, estaba destinada a las mujeres culpables de relaciones con Satanás o con uno de sus familiares, y por último, la rectal a los homosexuales pasivos.

La mutilación de los senos y órganos genitales femeninos constituye una costumbre omnipresente y constante a lo largo de la historia. Puesto que el espíritu de la tortura es masculino, los órganos masculinos han gozado siempre de una especie de inmunidad (no obstante ciertas excepciones); tal hecho conduce a la hipótesis de un entendimiento hermanal entra la víctima macho y el juez-verdugo macho, un entendimiento que debe haber sido establecido hace miles de años en la naciente conciencia primordial. Y puesto que el espíritu de la tortura es masculino, y en las tinieblas de su natura iniluminable el macho permanece aterrado por los misterios de los ciclos y la fecundidad, pero sobre todo por la congénita superioridad intelectual, emocional y sexual de la hembra, esos órganos que definen la esencia femenina han estado siempre sujetos a la ferocidad más cruenta, ya que él es superior sólo en fuerza física. De ahí los siglos de cazas de brujas, con procedimientos innombrables.


Home